Naroa

Simplemente otro Blog WordPress

El día que yo nací

Mayo12
Vine al mundo un 17 de julio. Mamá rompió aguas a las 6 de la madrugada, sintió un pinchazo enorme, como un latigazo que le recorrió toda la cintura y fué corriendo al baño pensando que iva a hacer de cuerpo…y era yo que ya empezaba a querer salir. La noche anterior habiamos ido los tres (papá, mamá y yo dentro de mamá) a la maternidad. Mamá no se encontraba bién y le decía a papá que yo ya llegaba…pero la ginecologa de urgencias no creía lo mismo y nos mandó a casa. Dijo que teniamos para rato. Papá se fué a Arguedas porque ya tenía que trabajar y mamá se quedó muy triste, pero le dijo a mi papá que al otro día ya tendría que venir…y acertó, porque yo estaba llegando.
Nada más romper aguas, mamá llamó a la izeba Izaskun, se duchó, y aún se puso a hacer comida para no ponerse nerviosa…pero lo estaba y mucho. Además cada diez minutos tenía contracciones y le dolian mucho. No creía que le iba a doler tanto, intentaba respirar como le habian enseñado pero no le salia. Dolia mucho. Yo tampoco estaba muy comoda y de vez en cuando le daba alguna patada a mamá…El osaba Mikel nos subió en la furgoneta, la izeba Izaskun le media las contracciones a mamá, cada vez eran más seguidas y dolian más…a mamá le costaba mantenerse de pie.
Izaskun le decía a mamá que seguramente nos mandarian a casa, que tuviera paciencia, que era mejor pasar las contracciones en casa…(mi izeba ya tenía experiencia pues había tenido que ir dos veces al hospital). La ginecologa que nos atendió era la misma que la del día anterior (¿cuantas horas trabajan en urgencias?), y no se creía que mamá hubiera roto aguas…¡pero si iba dejando un reguero de agua por donde iva!. Cuando nos examinó dijo que solo estaba dos centimetros dilatada, pero que me iba a mandar a monitores para controlar las contracciones. La izeba, dijo que nos esperaba fuera y si llamaba a Javi (mi paapá). Mamá le dijo que iual era pronto…que cuando le dijera algo la ginecologa por si era una falsa alarma…
En monitores…estaban unas cuantas madres…tambien sufrian…a alguna las mandaron a casa y se pusieron a llorar…otras las llevaban a paritorio a esperar la buena nueva…Mamá no se quería quejar mucho, pero estaba muy incomoda en la camilla, no podía respirar bien. La matrona asomó sus dedos por el agujero, estaba midiendo si mamá estaba lista para sacarme, cuatro centimetros, aún no. La ginecologa le dijo a la matrona que nos dejará diez minutos más y luego a casa (mamá se lo oyó aunque hablaban bajo). De repente tuve muchas ganas de salir, ya no tenía sitio y empujé muy fuerte, muy fuerte, a mamá le entraron unas ganas horribles de ir al baño y le pidió a la matrona ir al baño…no se tenía en pié…en el baño hizo de cuerpo dos o tres veces…y tenía muchas contracciones…yo tenia muchas ganas de salir…y empujaba fuerte…
La matrona tubo que ayudar a mamá a volver a la camilla, otra contracción y mamá encogida, nos volvió a mirar como esstaba de dilatada…y llamó a la ginecologa…yo ya tenía la cabeza casi casi fuera…bueno asomaba un poquito de pelo…mi izeba le dijo a mi mamá que era una suertuda porque las primerizas no van tan rápido…jo pero es que yo ya había querido salir a las 26 semanas de gestación y no me dejaron…así que ahora tenía mucha prisa por salir.
A la izeba le dejaron acompañarnos mientras mi papá no llegaba de Tudela ( mamá ya le había avisado de que no iba a tardar en volver), le ayudó mucho a mamá con las respiraciones…aún fué otra vez al baño y vomitó dos veces. Le estaba pegando fuerte ¿eh?. Le ofrecieron la epidural, y mi mamá, que ya estaba muy cansada y le dolian mucho las contracciones, dijo que sí, que se la pusieran…entonces llegó el relax…mamá se quedó tan agusto que ya no empujaba más y yo me quedé quietita, quietita…Cuando llegó mi papá mi mamá estaba casi dormida de lo feliz que estaba…afuerqa se quedaron esperando la amoña Merche, la yaya Angelines, y la izeba Izaskun…los demás en casa…pero yo estaba muy agusto ahora, y ya no empujaba…mamá se había relajado.
Cuando la matrona decidió que ya era hora de entrar al paritorio, papá se tenía que quedar esperando fuera, hasta que le llamaran. Y él solo pensaba en si le iba a dar tiempo a comer el bocadillo que había pedido. La matrona casi se lo come allí mismo.
Se hizo muy largo, mamá empujaba y empujaba pero yo no podía pasar de un punto. Con la epidural no notaba su propio cuerpo y no me sentía cuando yo estaba lista. Al final vinieron un montón de señoras y dos se pusieron encima de la tripa y apretaron fuerte en la última contracción y con una ventosa, la doctora ayudó a mamá a sacarme. Las cuatro y veinte de la tarde  del 17 de julio de 2006…llegué a este mundo.
¡qué frío hacía!, me llevaron corriendo a una cuna y me hicieron un montón de pruebas y enseguida me dejaron en brazos de mamá…¡por fín veía su cara!, no paraba de sonreir y de llorar de alegría y me acariciaba la carita y me decía: “sí, sí del butanero…javierica es lo que eres”…supongo que cuando sea mayor me lo explicarán, porque yo no lo entiendo. Luego llamaron a papá (que obviamente le había dado tiempo a comer su bocadillo), y me cogió en brazos, al principio con miedo, luego no me quería soltar y me enseñó toda la sala, y me hablaba…mientras cosian a mamá.
Esta fué mi llegada, y estaba muy cansada, enseguida mamé y me dormí, a pesar de que había tanta gente que queria conocerme…pero estaba tan cansaaadaa.
posted under Naroa

Comments are closed.